19 jun. 2016

Crónicas de un vampiro en Zerken - VI

Y no puedo resistirme…

El palpitar de tu sangre, la vitalidad de tu corazón. 

No puedo alejarme.

Es un llamado al que no puedo resistirme, es un impulso al que no puedo negarme.

Cada noche vengo, me acerco, me siento tentado… Beberte, tomarte, robarte…

Y me resisto a matarte.

Cada día te anhelo y te espero, cada día te deseo y te encuentro. 

Tu sangre me grita, me agita, me alarma. Y quiero beberla y quiero matarte y quiero tenerte y quiero dejarte.

Busco alejarme, olvidarme, callarte… Y no puedo resistirme, no puedo matarte.

La sangre, tu sangre, me daría vida y también me ataría a la condena de perderte.

La vida, tu vida, no quiero tomarla y tampoco puedo dejar de venir a buscarla.

Tu sangre o mi vida, tu corazón que palpita.

Y no puedo resistirme a la tentación de destruirte...

8 ene. 2012

Dark tales of a lady vampire: Ciudades

Las ciudades son los peores lugares en los que nosotros podemos estar.

Y también son los mejores lugares en los que nosotros podemos estar.


Los olores, el ruido, la contaminación… Tal vez los habitantes de esta ciudad no han notado todos esos pequeños detalles, pero nosotros sí nos damos cuenta.


El olor de millones de personas viviendo en un espacio tan reducido como es una ciudad… No se dan cuenta cómo se combinan sus olores. Ellos están acostumbrados a eso, pero yo puedo olerlos. Puedo olerlos aunque me aleje 10 kilómetros de la ciudad. Así de fuerte es el olor que despiden.


Sin importar el esfuerzo que hagan por cubrir el olor corporal, de cualquier manera existe. Y se mezcla y se revuelve y cada día nacen nuevos olores. Aún cuando tratan de cubrirlos, porque a veces ellos también los notan, sobre todo cuando han subido a un nivel indescriptible, lo único que logran hacer es crear una mezcla aún más desagradable.


Y es que ellos no lo notan. Pero el olor que emiten no es el más que el olor de la muerte lenta de la que son presa. Sí, van muriendo poco a poco y su cuerpo no hace más que emitir los olores de la muerte.


Como si no fuera suficiente eso, los habitantes de la ciudad contribuyen con más aromas decadentes. El humo de sus automóviles, comida chatarra instalada por todos los lugares de la ciudad, basura generada por las industrias que permanecen en las ciudades, basura generada por los humanos que permanecen en las ciudades…


Y todo eso no hace más que contribuir de forma silenciosa pero segura a la muerte que ya de por sí los rodea.

Lo que más desearía en esta vida es no estar cerca de estas grandes ciudades, que me parecen más un cementerio gigante de personas que tal vez ni siquiera noten como van muriendo poco…

Pero la ventaja de una ciudad es justamente su más grande debilidad. Al ser tan grande y existir tantas personas, una muerte violenta pasa desapercibida. Y sí, eso es lo que hago para alimentarme, enfrento a las personas con muertes violentas que, repartidas a lo largo del tiempo y de las calles enredadas de esta ciudad sin fin, no son notadas ni tomadas en cuenta.


Mis actos pasan desapercibidos. Sí. Un muerto más, un muerto menos.. Nadie lleva la cuenta. Nadie nota que ha habido alguien a quien se le adelantó su tiempo. Mientas no sea yo mismo el que ha muerto, en realidad a mí no me importa; sí, de esa manera piensan las personas de ciudad. La sensibilidad de sus corazones, así como su olfato, se ha perdido en mares de concreto en donde el montón de vidas que se pierden todos los días sea han vuelto hechos cotidianos y en los que ya nadie repara.


En la misma insensibilidad es en donde encuentro mi ventaja…


Sí, las personas de estas grandes ciudades ya no me ven. Ni siquiera ven los peligros que los acechan, aún más grandes y mortales que yo misma. Cegados con los destellos de las luces artificiales, no se asustan antes las muertes extrañas que yo les doy cada noche…


Nadie ve, nadie siente, nadie percibe, nadie se asusta y nadie encuentra… Así se vive en estas grandes ciudad, sin que a nadie le importe…

20 nov. 2011

Miedo

La luz de la lámpara encendida en una molestia.

Me cuesta trabajo dormir de esta manera.

Y es la única manera en que puedo conciliar el sueño.

La luz de la lámpara es sólo una molestia.

El miedo… el miedo es lo que realmente me lastima.

Y es lo que realmente no me permite dormir.

La luz de la lámpara… sólo me lastima los ojos. Eventualmente, giro de un lado, giro del otro y ya no la miro. El sueño llega también… eventualmente…

Pero el miedo… el miedo, ese, nunca se va. Aunque el sueño vence en ocasiones y se apodera de mí, el miedo persiste. Duermo pero tengo miedo, despierto y ahí está. Enciendo la luz y al menos me siento un poco menos temerosa, oprimo el interruptor y entonces enloquezco.

El miedo se ha apoderado de mí…

Y el miedo no me deja dormir….

Aunque a veces, mi cuerpo también se cansa y, entonces, el sueño vence al miedo y me toma con él… ¿O será que el miedo me permite dormir porque no sería nada sin mí?

Duerme… Quisiera decir que todo estará bien, pero ¿quién soy yo para engañarte?

Otra noche sin dormir, otra noche llena de miedo.

Mi psicólogo trata de averiguar lo que causa mi miedo pero la búsqueda es infructuosa.

Nada parece estar mal con mi mente… aunque el doctor no lo dice, veo la frustración es sus ojos. No sabe qué está mal conmigo. Pero, no es de extrañarse, ni yo lo sé.

El miedo irracional no es raro, lo extraño es que nada en particular lo produzca.

Podría decirse que es miedo a la oscuridad, pero… no, no es miedo a la oscuridad.

Puedo pasar la noche en el trabajo y el miedo no se presenta. Bueno, no es que el miedo se vaya, sólo que a veces no es tan fuerte. Es como el sonido de la sirena de una ambulancia. En ocasiones es un ruido lejano que no me molesta hasta que comienza a acercarse y… después, simplemente no se va.

En mi propia casa, en mi propio cuarto y el miedo está ahí, más fuerte que nunca y se apodera de mí como nunca.

Y nadie es capaz de explicar lo que me ocurre.

Y mientras tanto, no duermo demasiado, descanso aún menos. ¿Será que estoy enloqueciendo?

Y no importa que no me ames mientras me tengas miedo… ¿Acaso importa el respeto cuando lo que hacen es temerte? Trata de descansar, porque yo aquí seguiré…

No puedo evitarlo. Algo me provoca este miedo irracional… Y tengo que encontrar ese algo. Si encuentro lo que asusta de esta manera, entonces podré lidiar con ello.

¿Será estúpido buscar en mi casa por algo que sé que no está allí?

Ahora tengo esta extraña costumbre… Llego a mi casa, reviso la cocina, me cambio de ropa, reviso el baño, me preparo un té, reviso la habitación. Closets, cajones, detrás de las puertas… Revisión minuciosamente hasta que el cansancio me vence total y absolutamente… Al menos, estoy durmiendo, ¿no?

Busca, busca, busca… Tal vez algún día me encuentres… Y entonces, ¿qué haremos?

¿Es posible acostumbrarse a todo lo que nos pasa? Falta de sueño, cansancio, buscar desesperadamente algo que no existe.

Puedo vivir y sobrevivir con todo menos con el miedo.

El miedo me está matando. Tal vez me matará… eventualmente. Y entonces, podré dormir…

El miedo no te matará… Tal vez lo haga yo… Tal vez lo hagas tú… ¿Quién sabe? Todo esto es tan entretenido…

Pastillas para dormir… No importa si la luz está prendida o apagada… Así puedo dormir… y olvidar… Ahora puedo dormir, aunque el descanso no termina de llegar… y el miedo… no se termina de ir…

Tal vez es hora… La sangre llena de drogas no es buena… Ya es hora… Antes de que cometas un error y te mueras. Mañana buscarás y entonces… me encontrarás, por fin sabrás que el miedo no era irracional. Tu miedo tiene una razón de ser… Porque morir mientras bebo tu sangre es para morirse de miedo… ¿Alguien más ve la ironía en mi frase o sólo yo la encuentro graciosa?

17 jul. 2011

Lo que sea por ti

Desde el primer momento en que te vi, supe que haría cualquier cosa por ti…

Pero nunca comprendí ese pensamiento totalmente.

No hasta el día de hoy.

No hasta este momento, en el que el cuerpo me duele y la cabeza me punza.

Al mirar tus ojos verdes, sabía que te seguiría hasta el fin del mundo.

Pero no sabía que te seguiría al mismo infierno.

Y aquí estoy, contemplando lo que me pediste que hiciera, sabiendo que todo ha valido la pena, que haría esto de nuevo, que haría aún más. Por mirar esos ojos tuyos, hago esto y haré más.

Desde el primer momento supe que te amaría con locura. Y la locura es la que me ha obligado a hacer esto… ¿O es el tono melodioso de tu voz el que me arrastra a hacer esto? Porque con tu voz, con la música de tus palabras, me convences de cumplir tus deseos, de hacer tu voluntad…

Aunque tampoco es necesario que hables demasiado para que cumpla tus deseos. Una mirada y tienes lo que quieres, lo tienes de mí o lo consigo para ti.

Y aquí estoy, porque me pediste que viniera , porque me pediste que lo hiciera. Sin dudar, porque nunca dudaré en hacer lo que sea por ver tu sonrisa, vine e hice. Y ahora observo y lo pienso.

Desde el primer momento en que te vi, supe que te convertirías en la tentación que me condenará. Supe que por ti cometería crímenes y pecados. Supe que tú serías la perdición de mi alma que por ti terminaría en el infierno.

Y finalmente llegué. Y sé que no es el final. Sé que aún queda más, que al final, este no es el final.

Porque disparar esa pistola fue poner el primer pie en el infierno. Y no hay manera de salir de aquí… Porque al mirar a ese hombre, al que he matado sólo porque tú me lo has pedido, es solamente el principio.

Pero he llegado a este infierno porque me lo has pedido tú, por una mirada de tus ojos, por una palabra de tu voz, por un roce de tus labios…

Sí, haría lo que fuera por ti… Ya he hecho lo que fuera por ti…

12 jun. 2011

Historias púrpuras

Con poemas muertos

Y palabras descoloridas

Con canciones vacías

Y con sueños enfermizos

Camina este camino

De esperanzas perdidas

Recorre esta vida

De corazones perforados

Espera la espera

Sin final ni tregua

Contando las horas

Que morirán solas

Escribiendo la prosa

Que dirá, dolorosa,

Las verdades ocultas

De un alma condenada

Que cantará, aburrida,

Las historias desordenadas

De un corazón hechizado

Por las olas de la luna atrapada

En los confines de la galaxia

Contenida en los ojos

Del hombre a quien amas…

Llegar a ti

Caminando por caminos extraños
Sigo una luz que late en mi corazón
Soñando los sueños de grandes impulsos
Espero llegar un día hasta ti…

Cantando canciones de deseos confusos
Duermo en las noches de muros oscuros
Aguardando los días moribundos
Espero llegar un día hasta ti…

Escribiendo los poemas olvidados
Canto canciones de amores mudos
Coloreando palabras de tonos oscuros
Espero llegar un día hasta ti…

Blandiendo palabras que desnudan mi alma
Recorro pasillos en busca de calma
Agonizando por encontrar el lugar donde te hallas
Espero llegar un día hasta ti…

29 may. 2011

Dark tales of a lady vampire: Pain and relief

The pain…

And the relief.

Pain when your body is hungry. Pain when you need food. Pain when you know your urge. Pain when you try to convince yourself it is not hunger.

And then, you go, you look, you hunt and you find.. You find your prey, you find the one. Its blood beats through its heart and you know. And the pain becomes stronger, the urge gets more urgent and you want to eat…

But you have learned you have to wait. There are people. There are eyes. And you must be a shadow. You must be invisible. You should not exist. You are a monster and the ones who are meant to see you are also meant to die.

So, you walk slowly, you follow, you keep the trace. You have found it. It is perfect. And you follow. And you wait. Even when you are sure you hear your heart beating and your heart has been long dead. But the call of the blood is strong and you feel alive… for a while.

Finally, a dark alley comes. The prey has become careless. It is a good night. Sometimes, your perfect prey is so perfect and intelligent and it eludes you. You have lost your entire night and you have to leave, hungry, tired and, most of all, disappointed. But not tonight, tonight is the night. You will have it, you will have its blood.

And relief comes. Relief when you walk silently behind it. Relief when you hold its shoulders. Relief when it does not scream. Relief when you see its eyes filled with panic. Relief when you tear its skin apart.

Relief and excitement…

And the blood comes. Blessed blood. Your lips are covered with blood. Your tongue tastes the blood. Your throat leads the blood. Metallic taste that fills you. It fills your hunger, it fills your soul.

And there is more. You feel the beating heart. So violent. You feel how the heart loses strength. It fights but it will give up… eventually…

And eventually everything is gone. Pain, hunger, relief and excitement is gone. You are full and you are empty, all at the same time.

You must take your leave and you leave. Should I take another life? No, it is pointless. Without hunger, instincts are gone…

And you leave waiting, hoping, wanting the next time the urge comes… Pain and relief will come… eventually…