19 jun. 2016

Crónicas de un vampiro en Zerken - VI

Y no puedo resistirme…

El palpitar de tu sangre, la vitalidad de tu corazón. 

No puedo alejarme.

Es un llamado al que no puedo resistirme, es un impulso al que no puedo negarme.

Cada noche vengo, me acerco, me siento tentado… Beberte, tomarte, robarte…

Y me resisto a matarte.

Cada día te anhelo y te espero, cada día te deseo y te encuentro. 

Tu sangre me grita, me agita, me alarma. Y quiero beberla y quiero matarte y quiero tenerte y quiero dejarte.

Busco alejarme, olvidarme, callarte… Y no puedo resistirme, no puedo matarte.

La sangre, tu sangre, me daría vida y también me ataría a la condena de perderte.

La vida, tu vida, no quiero tomarla y tampoco puedo dejar de venir a buscarla.

Tu sangre o mi vida, tu corazón que palpita.

Y no puedo resistirme a la tentación de destruirte...

No hay comentarios: